28 febrero 2012

No me creo nada

Sin eludir ninguna pregunta comprometida, Rafa Nadal fue entrevistado ayer por Ana Pastor en el programa Los desayunos de TVE. Aunque incómodo por la situación, el tenista español se refirió a la polémica generada en torno a los impuestos que paga a Hacienda y las sociedades que tenía domiciliadas en Guipúzcoa. Aseguró que entiende el malestar que esas informaciones producen en la sociedad, por lo que insistió en aclararlas. «La situación real dista mucho de las informaciones que han salido. 

Yo siempre he tenido mi domicilio fiscal en Mallorca. Son muchos los millones que he pagado, que es lo que me toca como ciudadano y lo he hecho», explicó Nadal, que confesó que hace mucho tiempo su equipo rechazó la oportunidad de vivir fuera de España con una tributación diferente. No obstante explicó que, «mal aconsejados» domiciliaron sociedades en Guipúzcoa para obtener «ventajas fiscales dentro de la legalidad». «Las ventajas no fueron tales y se decidió volver a Mallorca», dijo. 
El número dos del mundo tampoco eludió la controversia surgida con el dopaje y las declaraciones del ministro de Cultura y Deporte, José Ignacio Wert. Cuando se le preguntó por si España tiene un problema con el dopaje, Nadal contestó: «Yo creo que no tenemos un problema en España con el dopaje, creo que el dopaje existe en España, en Francia, en cualquier sitio del mundo porque siempre hay gente dispuesta a hacer trampas. Lo que sé es que no hay ningún deportista de élite que compita dopado porque el régimen es una brutalidad. Yo, los 365 días del año, tengo que decir dónde estoy. Tengo que dedicar una hora a la gente de antidopaje. A las tres faltas que no acudes, te ponen un año de sanción. Es un atentado a la privacidad. Soy el primero que quiere un deporte limpio, pero las formas no son justas», analizó. 

En cuanto a los guiñoles de Canal+ Francia, el balear dijo que «es un tema pasado». «Quiero pensar que nosotros no tenemos más atención por ello. Creo que se han excedido, porque es un ataque contra el deporte español en general y de una manera injusta. También lo hemos alimentado dándoles publicidad», aseguró, para explicar después que él se siente respetado por el público francés: «Mi sentimiento real es que soy muy querido en Francia, sobre todo por la calle. Cuando paseo, me animan, me desean suerte... Pero en la pista, probablemente es el sitio del mundo en el que el apoyo es menor. En Roland Garros, el público se ha suavizado mucho. En el pasado, sí es el público que menos me ha apoyado. La verdad es que llevan muchos años en los que en sus dos eventos más importantes, el Tour y Roland Garros, hay victorias vecinas. Quieren ver ganar a los suyos y a lo mejor les cuesta aceptar que un país más pequeño gane allí». 

Ante la proximidad de los Juegos Olímpicos de Londres, Nadal se mostró muy ilusionado ante la posibilidad de ser el abanderado de la delegación española. «Me encantaría. Es una de las ilusiones de mi vida. Sería una experiencia inolvidable. Uno nunca sabe si serán sus últimos Juegos Olímpicos», manifestó para hablar de su participación en Londres 2012: «Nos han puesto una pista de hierba un poco complicada, pero confío en la capacidad de adaptación del equipo».

No hay comentarios:

Publicar un comentario