30 marzo 2012

De cada arbitraje se hace una historia

Osasuna espera al Real Madrid y lo hace confiado de sus posibilidades. Afronta al encuentro tranquilo tras sellar ante el Levante (0-2) la permanencia en Primera División. Con los deberes hechos, el conjunto rojillo -sexto con 43 puntos- busca ahora nuevos objetivos; el primero, vencer mañana (20.00 h.) al equipo blanco en el Reyno Navarro. 

Desde antaño, los enfrentamientos entre ambos clubes han sido fieros y competidos. Las crónicas narran los hechos como si de novelas de caballería se tratara. En ellas, lejos de rendirse, los enemigos se baten hasta la extenuación. Pero nunca mueren. En busca de la honra, los caballeros luchan en escenarios que tiznan los duelos de heroicos y que convierten en leyenda a quien, en origen, le sobró con ser hidalgo. 

Éste es el caso de Francisco Patxi Puñal (Huarte, Pamplona, 6 de septiembre de 1975). Sobre el eterno capitán de Osasuna volverá a pivotar el juego de los suyos mañana y, aunque se muestra realista ante lo complicado de la empresa, no renuncia a nada: «Casi siempre les damos guerra en casa. Todo el que viene aquí sabe lo que se va a encontrar: un equipo incómodo y difícil. Para sacar adelante el encuentro es necesario hacer un buen partido, tener acierto en las pocas llegadas que podamos tener y que ellos no tengan un buen día». 

Con 36 años y más de 400 partidos defendiendo la camiseta rojilla, las palabras del baluarte navarro suenan con la coherencia y mesura propias de la edad. Así lo demuestra al hablar de los árbitros, estamento que esta temporada no ha beneficiado a Osasuna y al que, sin embargo, respalda: «Algo se nos está escapando, sobre todo a los futbolistas. Cada uno tiene que tener su espacio y todos lo debemos respetar. No es nada bueno para los árbitros mirarlos con lupa y estar juzgándoles en cada falta dudosa. De cada partido que juega el Real Madrid o el Barcelona, y de cada arbitraje, se hace un programa». 

El ambiente que encontrará el Real Madrid mañana en el Reyno de Navarra será hostil. El encuentro, declarado de alto riesgo, es crucial para el equipo de José Mourinho, aunque no lo es menos para un ambicioso Osasuna: «El factor presión es para ellos, pero están acostumbrados. Si nosotros conseguimos hacer un buen partido y ganarles, daríamos un tirón hacia arriba y sería una alegría para todos. Nuestra gente disfrutaría mucho».

No hay comentarios:

Publicar un comentario